Visor de contenido web Visor de contenido web

El yogui feliz cree que la buena salud es más que simples buenos ingredientes. Preparar el alimento y comerlo en un estado de paz y relajación, calma al cuerpo y permite que los órganos digestivos funcionen eficientemente a medida que asimilan y distribuyen los nutrientes a las células.

Además de ayudar al sistema digestivo, los pensamientos puros infunden energía positiva al alimento. Esta energía positiva entra en nuestras células como una melodía pacífica, inspirándolas a danzar armónicamente. Aunque este puede haber sido un concepto descabellado hace unos años, las recientes investigaciones en física cuántica, así como la investigación del Dr. Emoto sobre los efectos de la conciencia sobre la materia, apoyan este concepto. Toda la materia responde a la energía de nuestros pensamientos. ¿Por qué no hacer que nuestro alimento, el cual es depositado en nuestro cuerpo tres veces al día, cante con elevada energía espiritual?

Los consejos que siguen a continuación, son una manera fácil de iniciar el hábito de ‘La Cocina Consciente'.

Consejos para preparar el alimento en un estado mental pacífico

  1. Dese una ducha para limpiar las energías que pueda haber recogido durante el día. El agua refresca el cuerpo y el espíritu. Luego coloque una música suave en la cocina. Establezca la intención de hacer de la preparación de la comida un proceso silencioso, meditativo. Permanezca presente y disfrute del silencio a medida que corta, limpia y cocina.
  2. Medite por 5-10 minutos antes de preparar su alimento. En su meditación, alimente un sencillo pensamiento. Por ejemplo, "Yo, el ser, soy una luz fresca, limpia y pura." Al meditar sobre este pensamiento, saboréelo. Visualícelo. Siéntalo. Experiméntelo. Luego entre en su cocina con la intención de mantener esa experiencia y pensamiento mientras prepara su comida.
  3. Tómese unos momentos de silencio antes de cocinar. Invite a Dios a su cocina para que vierta energía pura de amor espiritual sobre su alimento. Al cocinar, imagine a Dios como una cascada de luz divina, pura, amorosa sobre usted. En cada momento, vea la luz a medida que se vierte sobre su mente y corazón, así como sobre el alimento. Mantenga esta visión mientras prepara su comida.

Consejos para comer en un estado mental pacífico

  1. Mientras come, simplemente coma y permanezca completamente presente. Resista el impulse de revisar el celular o de navegar en la red. Establezca la intención de comer calmadamente. Mastique cada bocado al menos 40 veces. Al contar los bocados, no solamente mejora su digestión sino que usted se hace presente, pacífico y concentrado.
  2. Antes de comer, tómese un momento para hacerse consciente de que es un alma y de que el cuerpo es un instrumento que le permite a usted, el alma, viajar por el mundo físico y experimentar los paisajes, sonidos y escenas de la vida en el planeta. Comer es una forma de llenar el cuerpo con combustible bueno y saludable.
  3. Con cada bocado que coma, imagine que está llenando ese alimento con luz pura, sanadora. Al tragar, visualice la luz vaciándose en cada célula del cuerpo… sanando el cuerpo y llevándolo al equilibrio y la armonía.
  4. Establezca la intención de descansar su mente en un sencillo pensamiento mientras come. Al comer, simplemente mantenga el pensamiento "Yo soy un alma pacífica." Al saborear su alimento, saboree también ese pensamiento. Permítase sentirlo y experimentarlo realmente. Si su mente divaga, simplemente regrese a ese único pensamiento y vea si puede mantenerlo hasta el final.